Impacto en la construcción de una Agenda Regional de Gobernanza de Internet

Las anteriores ediciones de LACIGF han contribuido decididamente a ampliar la comprensión sobre los temas, actores, instituciones y procesos de la Gobernanza de Internet, así como también el entendimiento sobre su impacto en la región. Ha facilitado el encuentro entre actores nacionales y ha abierto posibilidades de compartir información sobre el trabajo que se está haciendo alrededor de distintos temas en los niveles nacionales y regional.

En ese sentido, el proceso regional ha aportado a que la discusión no se plantee únicamente en el nivel teórico sino en el plano concreto, teniendo las reuniones regionales una riqueza de detalle que el Foro de Gobernanza de Internet global no aborda.

Las reuniones regionales han inspirado y estimulado, en gran medida, la realización de procesos nacionales sobre la Gobernanza de Internet, incluyendo la creación de hubs nacionales para la participación remota en el Foro de Gobernanza de Internet global. Han servido también de plataforma para la convergencia de distintos actores y para ampliar el rango de actores vinculados a las temáticas, abriendo posibilidades para el intercambio de perspectivas entre los distintos grupos de actores.

Puede decirse a esta altura que, gracias al proceso regional, se ha logrado elevar algunas visiones, perspectivas y temas de la región al debate político global del Foro de Gobernanza de Internet. Las reuniones regionales han servido de catalizador para el encuentro de distintos actores, particularmente de la comunidad técnica, la academia y las organizaciones de la sociedad civil. En el último tiempo se ha avanzado la vinculación de los gobiernos y del sector privado, que permite balancear la participación.

Sin embargo, persisten desafíos y aspectos a tomar en cuenta para el futuro. Por ejemplo, aún no se ha logrado incidir efectivamente en las esferas nacionales como si se lo hiciera en las Regionales (destacándose el espacio de eLAC, especialmente luego de la Reunión Ministerial de Montevideo en 2013).

Se hace necesario, también, reconocer las asimetrías en términos de participación e involucramiento efectivo de los distintos actores sociales, particularmente la sociedad civil, en las instancias de configuración y toma de decisiones. La construcción de posiciones comunes por parte de los gobiernos para los foros internacionales multilaterales y multisectoriales es otra de las áreas en las que se precisa avance.